Dicho en “Entre Todos” de FM Láser 107.3 de Río Tercero, Córdoba por el columnista radial  Pablo Doratti

Hoy, como todos imaginarán, hablaremos de las PASO.

La verdad, he pasado las horas que mediaron entre el domingo por la noche y esta mañana intentando dar con una definición ajustada sobre lo que dejaron los comicios celebrados el último domingo.

Y luego de un análisis pormenorizado de los resultados, creo que puede hablarse con toda justicia y sin temor a equivocarse de goleada, knock out, jaque mate, afeitada en seco, baile, milonga, bailongo, candombe, sandunga, conga, salsa, pesto, tuco, peludo, murra, tunda, zunda. Cualquiera de estas opciones, tomadas de la estadística o del deporte, que para el caso son más o menos lo mismo, darán al oyente una perspectiva adecuada de los resultados del domingo.

Ahora sí, con el deber cumplido, sólo me resta decir a aquella porción de la audiencia que forma parte del poco más del 50% del electorado que optó por la fórmula oficialista, que el festejo es lícito, claro, pero hay que recordar que por los puntos se juega en octubre. Y todos sabemos que en Argentina siempre existe la posibilidad, aunque remota, de que aparezca un mejor imitador de Claudio María Dominguez, y te gane una elección.

A aquellos que forman parte del poco menos del 50% de votantes que se inclinó por otros candidatos, deberán saber que se encuentran ya habilitadas las líneas telefónicas y foros de internet de todos los grandes medios de comunicación de la patria, para dar rienda suelta a la indignación, al tiempo que se calcula el oprobio, la agresión al erario público que supone la compra de semejante carrada de votos. Sin embargo, este segundo grupo no es del todo homogéneo y conviene dirigirse a sus individuos considerando ciertos matices:

1- Si usted votó a la entente Alfonsín-González Fraga, felicítese de haber optado por el movimiento de acción vecinal con mayor inserción nacional. En efecto, ninguna otra fuerza de alcance municipal ha logrado cosechar tantos votos en la historia de la nación. Si aún así no se convence, fíjese en la performance del candidato Pastore, del Mov. de Acción Vecinal, y se le dibujará una sonrisa en el rostro.

2- Si optó por Duhalde, congratúlese de haber elegido, tal como quedó demostrado en su discurso del domingo por la noche, a un verdadero demócrata y defensor de los símbolos patrios, en pie de guerra contra el extremismo marxista que ha izado el sucio trapo rojo allí donde debe flamear el glorioso pabellón nacional. Sepa Ud que ha dado un voto de confianza a un verdadero guardián del himno, la escarapela y el capital especulativo internacional, que tan patrióticamente se ha enriquecido en nuestras tierras.

3- Si en cambio Ud eligió la boleta de Hermes Binner, le sugiero memorizar la columna de Beatriz Sarlo en la edición del último viernes del diario La Nación y rezarla cada noche como cualquier bautizado. Usted debe sentirse orgulloso de haber apoyado a la única fuerza opositora sin techo electoral, pero deberá comprender que alcanzar esas cumbres impone esfuerzos prolongados. La militancia y la dirigencia socialista lo saben mejor que nadie, el votante eventual, por definición, lo ignora.

4- Si lo sedujo la propuesta de la autoridad máxima del estado libre asociado de San Luis, lo felicito yo. Cuando arrecian nuevamente las voces que buscan reeditar el viejo programa sarmientino de implantación de modelos civilizatorios foráneos, es promisorio que el votante elija uno bien cercano. Siga intentándolo, el clan R Saá parece ser inextinguible.

5- Si capturó la boleta de Elisa Carrió, sienta la satisfacción del deber cumplido. Usted no solo votó limpio, sino que en la proporción justa para purificar al sistema. Es por todos sabido que tres gotas de lavandina sobran para potabilizar todo un litro de agua inmunda.

6- Si se decidió por propiciar el milagro del FIT, mejor conocido como paleoizquierda extraparlamentaria, festeje con algarabía esta verdadera hazaña prerrevolucionaria. Su fuerza experimentó un incremento de cien mil votos, respecto de los obtenidos por los cuatro partidos de izquierda que compitieron en las presidenciales de 2007, sumados. Quedará para adelante reflexionar cuánto aportó a este crecimiento el capitalismo porcino en su faz mediático-mercenaria y alienante, que por influjo legal tuvo que repetir periódicamente el mensaje de todos los candidatos, en todos los medios, a toda hora, hasta el tedio. Seguramente un beneficio accidental de una ley electoral diseñada para reproducir la lógica de explotación capitalista, como casi todo lo que existe.

7- Al votante de Proyecto Sur no me dirijo, porque la probabilidad estadística de que alguno esté escuchando es, revisado el escrutinio local, nula.

Anuncios