“No somos violentos: Nunca secuestramos a una jueza ni marchamos con la cara tapada”

Por Hugo Krasnobroda, El Tribuno 
 

Madre de dos hijos, aunque ella dice que tiene otros nueve “del corazón”. Controvertida al extremo, segura de si misma y con una sencillez que asombra. Así es Milagro Sala, la líder social más renombrada del último tiempo en la Argentina. Su vida, difícil como pocas, está marcada por sucesos traumáticos: sufrió el hambre y padeció la cárcel. “En prisión sí que la cana me cagó a trompadas”, recuerda.
El Tribuno viajó a San Salvador de Jujuy y recorrió durante tres horas gran parte de las obras hechas por la Tupac Amaru. “Recibimos $8.200.000 por mes para hacer 500 obras”, aclara Sala. Las construcciones se ven, están. Viviendas de dos dormitorios, un living comedor, un baño y una cocina. “Pagan cuotas de $45 por mes durante 25 años y son propietarios de la vivienda: hasta un hombre que vivía abajo de un puente hoy tiene su casa”, explica durante la recorrida por el Alto Comedero. En el barrio hay fábricas textiles, piletas de natación, comedores comunitarios y centros de salud: todo en pleno funcionamiento. El cuestionamiento más fuerte que sufre Milagro Sala es, en todo caso, la discrecionalidad con la que recibe los fondos en detrimento de otras organizaciones enfrentadas con el kirchnerismo.

En una entrevista con El Tribuno, realizada en el bar de una estación de servicio jujeña, la ex CTA habló de todo: acusó al senador Gerardo Morales de “secuestrar” por “ocho horas a una jueza” durante una manifestación en San Pedro, criticó los planes trabajar y los bolsones de comida, reivindicó la dura protesta que terminó esta semana en Jujuy y aseguró que su procesamiento judicial “es un invento”. “No quiero ser gobernadora”, sentenció.

¿A qué factor atribuye los ataques que sufre constantemente ante los ojos de la opinión pública?

Tenemos que separar. A mi no me ataca don Juan que está en la esquina, la que me ataca es la prensa que está relacionada con la política y los políticos, que vienen desinformando a los ciudadanos. Ellos dicen que uno es lo peor, que somos violentos, que cortamos calles y que los jujeños están cansados de esos cortes. Pero hay que fijarse quien es el que lo dice. Lo dicen los sectores políticos, que son los que toda la vida estuvieron acostumbrados a recibir plata a través de ONGs y esos fondos se los deben quedar ellos. Cuando recibían plata para construir algo, también se la agarraban ellos. Pero hoy hay una nueva forma de hacer política. Si te dan plata para construir viviendas lo que hay que hacer es construir viviendas y entregarle la llave al compañero sin pedirle plata. Esta es una nueva manera de hacer política y que muchos la cuestionan. Por supuesto que ellos no nos cuestionan que entreguemos la llave de la vivienda, lo que hacen es inventar que somos violentos, que son malos y que la gente no nos quiere. Como tienen acceso a los medios, eso se escucha mucho.

Pero usted también tiene ahora un alto acceso a los medios de comunicación…

Ahora tenemos más acceso que antes, eso es verdad. El hecho de que El Tribuno haya venido a ver nuestras obras, para nosotros es muy importante. Se dicen muchas cosas de nosotros y en general la prensa las dice porque le dicen, que le dicen, que le dicen. Pero una vez que vienen a ver que lo que nosotros decimos es así, las cosas cambian. El otro día criticaba a una funcionaria de Salta que decía: “A esa violenta de Milagro Sala le dan mucha plata y apenas construye veinte viviendas”. La verdad es que me reía porque decía: “Ojalá que esa funcionaria venga a Jujuy y vea las famosas veinte viviendas que ella dice”. Hoy nosotros ya tenemos cerca de cinco mil viviendas construidas, 18 polideportivos con pileta de natación, tenemos escuela primaria, secundaria y terciaria. Tenemos los galpones. Cuando nosotros empezamos con la construcción de viviendas dijimos que no nos íbamos a pasar toda la vida haciendo eso. Hay que buscar la otra alternativa para no depender del Estado y comenzamos a construir las fábricas, donde nos está yendo muy bien y hoy son las que más puestos de trabajo generan. Estas cosas son las que no le gustan a los sectores políticos. Por ahí van los políticos a los barrios y dicen que hay que terminar con la violencia de Milagro Sala en las calles. Y la gente le responde: “¿De qué violencia hablás si nos está dando de comer a todos? Si vos cuando fuiste funcionario no hiciste nada por nosotros, lo hiciste para tu familia”. Ya no es como antes que la gente se quedaba callada.
Más allá de la justeza de sus reclamos, lo que se cuestiona de usted es la supuesta violencia en sus métodos de protesta…

A ver. Nosotros no marchamos ni con la cara tapada, ni con garrotes ni con hondas. Hoy se la ataca a la Tupac porque estamos generando puestos de trabajo y otras cosas, pero hay organizaciones que salen con la cara tapada, que rompen cosas, que hacen de todo y nunca nadie les dice nada. Es únicamente con la Tupac. Nosotros no podemos salir ni a la esquina porque lo primero que se dice es: “Ahí vienen los violentos de la Tupac Amaru”. Para nosotros, los violentos son los otros y no nosotros. Hay que estar acá para verificar quien es quien. Nosotros nunca secuestramos a una jueza ocho horas (en alusión a una protesta encabezada por Gerardo Morales en la puerta del Tribunal de San Pedro, donde la jueza Cristina Lakatos no pudo salir de su despacho mientras duró la manifestación). Acá hubieron senadores que secuestraron a una jueza ocho horas. A mi se me acusa de que tiré huevos pero los que lo hacen son los mismos que tiraron huevos hace tres o cuatro años a los diputados e intendentes elegidos de San Pedro. Voy a dar pruebas de que lo que estoy diciendo es real.

¿Y su procesamiento?

Para mi es algo inventado porque es algo que generó el mismo senador Morales. El empujó, empujó y empujó. Iba todos los lunes a verlo al juez para pedirle que me procese cuando yo no tengo nada que ver y tengo todas las pruebas para demostrarlo. Cuando quisimos empezar a mandar a nuestros testigos para que digan donde estaba yo y que había hecho ese día, no nos dejaron presentar ningún testigo. Ni uno. No me dieron tampoco el derecho a la defensa, no me pude defender. Entonces, ¿cómo puedo comprobar que soy inocente? No me dejaron.

¿Cuál es la ideología de la Tupac Amaru?

(Se ríe) La Tupac Amaru es la Tupac Amaru. Evita Perón sabía decir que era una tristeza que en la Argentina haya tantos pobres y tan pocos ricos. Tomamos el ejemplo de ella. El “Che” Guevara decía que había que endurecerse pero jamás perder la ternura. Y Tupac Amaru decía: “Campesino, tu patrón no comerá más de tu pobreza”.
¿Por qué Tupac Amaru recibe muchos más fondos para construir viviendas que otras organizaciones?

Hay organizaciones sociales que reciben fondos y no hacen nada. Hay organizaciones sociales que reciben fondos, y que hoy se fueron del Gobierno, que nunca hicieron nada. Esas organizaciones que hoy nos critican a nosotros van a tener que empezar a rendir cuentas de las cosas que les dieron. Están acostumbrados a que les den plata y a no hacer nada. Nosotros manejamos la política de que el Estado tiene obligación con nosotros pero nosotros también la tenemos con el Estado. Lamentablemente hay sectores que dicen ser organizaciones sociales que piensan que el Estado les tiene que dar todo. Ellos piensan que es obligación que les den plata sin hacer nada. Que les den plata para construir viviendas y que no lo hagan. A nosotros nos dan plata para construir viviendas y construimos viviendas. Si nos sobra plata construimos otra cosa, no nos agarramos la plata. Esa es la indignación de muchos. Las distintas organizaciones reciben mucha plata de los gobiernos, algunas veinte veces más que nosotros. La diferencia entre los que nos critican y nosotros es que nosotros ponemos todo sobre la mesa. A nosotros nos dan tanto y hacemos esto, esto y esto.

 Concretamente, ¿cuánta plata les están dando?

Nosotros estamos recibiendo 8.200.000 pesos.

¿Por mes?

Por mes, pero para construir 500 viviendas. Y lo tenemos que hacer en seis meses.

Claro, pero la crítica más fuerte que se les hace es que reciben esa cantidad de plata por su cercanía política con el Gobierno, en detrimento de organizaciones como la CCC que están enfrentadas a la Casa Rosada…

No voy a hablar mal de la CCC porque ellos son luchadores sociales y el lugar que tienen se lo han ganado. Pero nosotros no hemos tenido la construcción de 500 viviendas porque somos unos chupamedias y unos forros: las tuvimos porque las peleamos. Cuando fuimos por las primeras 200 viviendas nos peleamos con muchos funcionarios kirchneristas. Ellos nos dieron un plazo de seis meses para terminar 200 viviendas, si no lo hacíamos no nos daban más. Le preguntamos que pasaba si las hacíamos antes del plazo previsto y nos dijeron que nos darían el doble. Las 200 viviendas las terminamos en cuatro meses. Luego nos dieron 400 más y después otras 100. A nosotros nadie nos regaló nada. Hemos nacido en la calle y vamos a morir en la calle.

 ¿Siente que la opinión pública la ve a usted como es o como no es?

Creo que más como soy. La verdad es que maldigo el momento ese (en referencia al escrache que sufrió el senador Morales y que la colocó en todos los medios de comunicación). Estabamos tranquilos, veníamos con un perfil muy bajo y nadie hablaba de nosotros. A nosotros no nos levanta la prensa, nos levanta lo que hacemos; el trabajo, la construcción y la dedicación.

 
¿Entonces que son? ¿Son marxistas, maoístas, peronistas o indigenistas?

Nosotros no nos definimos, nosotros construimos de acuerdo a la necesidad. A nosotros no nos mueve la cabeza hacer la revolución, no nos mueve. La única revolución que queremos hacer es que los compañeros puedan comer en sus casas de nuevo, que tengan su propia vivienda, que cuando abran la puerta tengan la fábrica al lado, el centro de salud, el centro comunitario, la pileta. Esa es la revolución que queremos, no queremos otra.

¿No cree que la extrema cercanía que tiene con la Presidenta le quita un poco de credibilidad a su trabajo?

(Piensa) No creo, no creo. Nosotros antes de los Kirchner existíamos. Ya veníamos trabajando muy fuerte sin pedirle nada a nadie. Antes de los Kirchner, si necesitábamos leche no íbamos a pedirle al Gobierno de turno. No les pedíamos nada, veíamos como dar vuelta la situación.

Ustedes se llevaron mal con todos los Gobiernos menos con éste, ¿qué tienen los Kirchner que los demás no tenían?

Los Kirchner nos devolvieron la sonrisa y la dignidad. Nos dieron lugar a que los compañeros nuestros que nunca se habían imaginado tener su propia casa hoy puedan ser protagonistas de la construcción de su vivienda y de tener un trabajo digno. Y que no sólo puedan construir su casa, sino la del compañero de al lado y también una fábrica. Hay que empezar a pedir la autonomía. Nosotros no queremos depender del Estado, lo que queremos es tener autonomía propia. La única manera de hacerlo es crear puestos de trabajo. No somos una organización donde se arman pelotones de desocupados que me siguen y me idealizan. La Tupac somos todos, la Tupac forma conciencia. La Tupac no son bolsones de mercadería, no es planes trabajar. Aspiramos a tener puestos de trabajo.

Teniendo en cuenta que la mayoría de sus afiliados es gente de bajos recursos, ¿cómo tomó las declaraciones de Amado Boudou donde dice que la inflación golpea sólo a la clase media-alta?

Nosotros sentimos la inflación. Hay que evaluar que hace cuatro años no teníamos la asignación universal por hijo y que se quintuplicó la cantidad de pensiones. Está el salario familiar, los planes trabajar, las cooperativas de construcción. Se han vuelto a reabrir fábricas. Yo no digo que hayan cubierto a todos, pero cubrieron a un sector grueso que estaba sin nada. Igual falta mucho todavía. Vengo de una reunión donde se habló de que los planes van a dejar de ser planes, deben comenzar a ser trabajo. No queremos fomentar la vagancia. No me siento feliz por repartir planes de trabajar, lo que hay que darle a la gente es un laburo digno. Es malo que se repartan bolsones de mercadería, pero lo hacemos porque no nos queda otra. En vez de darle bolsones de mercadería, hay que darle puestos de trabajo a los compañeros.

 Tras diez días de campamento frente a la Casa de Gobierno de Jujuy y varios cortes de ruta se llegó a un acuerdo con los estatales. ¿Por qué las protestas en Jujuy son tan duras?

(Se ríe) Estás bien informado, estás bien informado. En Jujuy pasa algo raro. Mientras la Presidenta anunció que en la administración pública no tiene que haber ningún laburante en negro, en Jujuy hay cerca de 10 mil que están cobrando $150. Nosotros salimos a apoyar a ATE porque sentíamos que en Jujuy no pareceríamos argentinos.

¿Le gustaría ser gobernadora?

No. No quiero ser candidata a nada. Quiero seguir trabajando como estoy trabajando. Me siento más libre y no quiero depender de ningún partido político. No quiero perder la libertad que tengo.

¿Por qué se fueron de la CTA?

Evaluamos la situación en cada provincia y muchos estábamos dolidos porque veíamos como los compañeros de las otras listas se decían cosas y se lastimaban. Nosotros no queríamos nada de eso y por eso nos fuimos.

Link a la Organización Barrial Tupac Amaru: http://www.tupacamaru.org.ar/

Anuncios